jueves, 1 de noviembre de 2012

Caminando juntos, descubriendo el mundo....

Sí, lo sé…. Hace 8 meses desde la última entrada, pero es que a esta mamá le falta tiempo y cuando son las 8.30 que mi peque se acuesta no me queda tiempo más que para cenar y dormir…..

En estos 8 meses Daniel ha terminado la guardería y de repente ha aterrizado en el colegio “de los chicos mayores” como él lo llama…. Ha pasado su cumpleaños que celebramos por todo lo alto con sus amigos y familiares (tendríais que haberle visto su carita, ese día era el protagonista y estaba histérico con tanta atención) y yo, pues le regalé mi tiempo hecho un dulce: su pastel de Bob Esponja, ese que idolatra y que le encanta.
Este verano ha aprendido a nadar y bucear en Málaga (o en su “casa del pueblo”) como él la llama, y para que no añorase tanto “su pueblo” hemos traído a alguien que nos lo recuerde: nuestra gatita “Bella” con 5 semanas (ahora ya 3 meses). Es su juguete preferido, pero se encabrita como un monillo porque la gatita le huye….
Y es que Daniel es muy inquieto, muy movido, es cosa de la edad lo sé y eso me repito los días en los que la paciencia empieza a acabarse jajaja, con 3 añitos ha descubierto lo autónomo que es, se baja y sube solito de la cama, se empieza a vestir solito (cuando no te dice “estoy cansadito”), come solo y como el dice “mama es que yo ya soy un chico mayor”, hacemos pasteles, cantamos, bailamos, es fan declarado de los videos de Jennifer Lopez, se sabe un par de canciones en ingles (sí, en inglés!!).

Ay mi pequeño hombrecito, que mayor se hace y que trasto se ha vuelto. Ha sacado su genio y yo digo “que lo ha heredado de mí” es contestón y protestón y yo muchas veces tengo que esconderme porque me muero de la risa, otras veces me enfado muchísimo y empiezan las batallas y las guerras, acabamos gritando y luego dándonos besitos…. “Daniel escucha a la mama” “Daniel esto no se hace” “Daniel cuidado con la gata” “mama no quiero” “mama estoy enfadado” “mama te voy a castigar” y es que tener un hijo no es tan sencillo.

Ultimamente todo es un condicional con Daniel y así me paso todo el día, negociando con mi pequeño, haciendo trueques, pero sé que son los 3 años que tiene los que lo han vuelto inquieto, aunque estoy segura que este volcán infantil pasará en un añito más.
Yo, aun estando agotada, no lo cambio por nada, y seguiria yendo a buscarle mil y una vez a Rusia, fue el viaje más impactante y estresante de mi vida pero el más gratificante… está tan gracioso, ingenioso y cariñoso, incluso más que cuando tenía 2 años que me lo hubiera comido… ¡que bebé era!.
Bebé…. Eso es lo que me pide mi hijo ahora… un bebé… y la idea me empieza a dar vueltas en la cabeza… ¿Daniel con un hermanito/a? Mañana lo pensaré hijo mío…. ¡¡Yo hoy estoy agotada!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada